BLOG

Mucho que contar

Entradas

5 restaurantes de diseño en Madrid

Comer es un arte y cuando lo hacemos en un espacio cuidado y pensado hasta el último detalle, se convierte en una experiencia única.

En nuestra profesión en el mundo del retail confluyen distintas disciplinas como la arquitectura, el diseño o el interiorismo. Nos apasiona nuestro trabajo y poder compartir aspectos concretos de cada una de nuestras áreas.

Por eso, hemos creado este artículo entre los miembros de nuestro equipo, votando los 5  restaurantes que creemos están mejor decorados en Madrid. Esperamos que te guste nuestra selección.

La Lonja del Mar, frente al Palacio Real

El gran atractivo de La Lonja del Mar es que está ubicado en una de las zonas más privilegiadas de Madrid, el Palacio Real. Resulta increíble comer con unas vistas tan exclusivas desde su primera planta. Tampoco puedes dejar de lado su espectacular terraza, preparada para el invierno y el verano, donde puedes comer o picotear en un entorno repleto de belleza como es el Madrid de los Austrias.

La carta de este restaurante prima la calidad y el sabor mediterráneo en sus platos. Toda la decoración está alineada con esta idea esencial de mar, tierra y cielo. Hay grandes abiertos en blanco en la pared que aportan un toque marinero al conjunto. Espejos de concha y elementos decorativos marinos contrastan la pureza del diseño interior.

 

Hattori Hanzo, un restaurante japonés en Gran Vía

Mirar otras culturas nos da enfoques distintos y nuevas ideas para nuestro trabajo. La cultura japonesa es fuente inagotable de creatividad en gastronomía, diseño y decoración.

Este restaurante en pleno centro de Madrid destaca por su decoración integral y la fusión exquisita de colores, texturas y sensaciones. Hattori Hânzo es una izakaya en la que se pueden probar platos típicos del país nipón, es un viaje a las calles de Tokyo, Kioto o al Monte Fuji para vivir Japón como un japonés.

En Hattori Hanzo está muy presente la cultura de la comida callejera, por lo que la decoración es vibrante, caótica y respira esa esencia Street. La barra se completa en la parte inferior por una impresión de arte japonés que aporta sabor y originalidad al conjunto. Las lámparas en papel y los paneles forrados en madera terminan de diseñar un pequeño viaje al país nipón.

 

Mamá Chicó, sabor colonial en Recoletos

La calle Recoletos de Madrid acoge este fantástico restaurante que une tres tradiciones culinarias muy interesantes: Gallega, italiana y argentina. Una historia de tradición y raíces que ha dado como resultado un estilo decorativo elegante, depurado y con reminiscencias coloniales.

Al igual que la carta, sencilla y delicada, la decoración de este restaurante es sincera y muy natural. Madera y detalles naturales en las plantas o los paneles, rompen la estructura en ejes verticales y horizontales que aportan orden visual al conjunto.

La iluminación se divide en bolas de techo en cristal y lámparas metálicas con un toque industrial. La sillería se complementa con estampados en tala y piezas en ratán. Todo el conjunto destila calma, orden y sencillez. Perfecto para disfrutar de un gran almuerzo en la mejor compañía.

Orgaz, cocina exquisita junto al Ifema

Orgaz es un espacio elegante y cómodo donde prima la funcionalidad. Un local dividido en tres espacios bien diferenciados y que se muestra versátil. Por un lado la zona de barra, donde picar y tomar un vino en mesas altas. Le sigue un espacio confortable para comer sentado y en un ambiente agradable y cálido. Y por último la zona elegante del restaurante, una sala contigua a la entrada donde la madera es la protagonista y que se muestra luminosa y  cautivadora. Todo ello ubicado en el barrio de la Piovera. A escasos metros del Campo de las Naciones e IFEMA.

Este espacio es una reinterpretación de la taberna castiza madrileña. Los volúmenes son sencillos y cada mesa aporta un detalle distinto al conjunto. La sobriedad en la paleta cromática no evita el contraste de colores que resulta sosegado y cómodo. Los paneles de madera en la zona de restaurante, diseñados ad hoc  para el restaurante, son un ejemplo sobresaliente de diseño. Aportan un discurso interesante al espacio y son funcionales en su concepción.

Sin duda, merece la pena aprovechar una visita al Ifema de Madrid para probar la carta de este bello restaurante.

Pointer Madrid, espíritu cosmopolita en la Plaza de Colón

La interiorista María Villalón Puras, ha conseguido crear tres espacios muy diferenciados en este restaurante. Y con ello poder disfrutar de diferentes ambientes, y maneras de entender el espacio. Por un lado, una planta baja pensada para compartir y disfrutar de la barra de una manera desenfadada. Se basa en un concepto neo industrial que nos traslada a los locales más trendy del barrio de Williamsburg.

La primera planta sirve de comedor principal y es donde podemos disfrutar de unas extraordinarias vistas a la Plaza de Colón. Destacan los acabados en tonalidades azules por medio de diferentes texturas como el micro-cemento de las paredes. Un espacio ideal para comer y cenar en un ambiente elegante y relajado.

Crédito de las fotos PlanMadrid.es

 


ENTRADAS DESTACADAS